[...]

"Simplificando tantas y tantas palabras,
recordando que nunca son previstas y que siempre son honestas, aquí estoy,
derramando las palabras como sangre de mi boca,,, como antes... como siempre,,,
como YO".


Se ha producido un error en este gadget.

30/10/10

Desequilibrio mental

Despertar pensando en ti

Entre espinas y colores, entre lágrimas y sabores
 
Siguiendo la corriente de los malos sueños, de mis malos encuentros

Entrando en forma siniestra y evolutiva,

Queriendo así mi mano sobre tu mano

Unidas bajo pastillas (tuyas) y cervezas (mías)

Intenso amor que pudo ser, intensa mi vida que debía ser

Letras convertidas en palabras, susurradas en tu oído mientras sale un gemido

Intensas letras que pudieron ser, intensas letras que pudiste tener

Besos sin escrúpulos, tontos y enamoradizos, lentos y eternos

Risas perdidas, risas fuertes y provocadas por ti… mis risas.

Inventos para compartir noches, sábanas y miradas… y

Otra vez miro y leo “¡¡sólo así… se fue!!”



Miento y sonrío, mientras te imagino despreocupado

Entre letra y letra, enamorándote de alguien más, y

No, no fue enojo, fue mi corazón crujiendo mientras

Tiraba mis lágrimas en un lugar especial

Aventando recuerdos, ardiendo entre inciensos, y lo entiendo y acepto

Lo siento, hoy te he echado de menos…













20/10/10

Una cama...

Sabía que hoy no era un buen día para salir de casa… Ellos no suelen entender el gozo de una buena cerveza mientras yo descanso en cama con mis calzones del día anterior…

Recuerdo que a veces pensaba en la forma de cómo podría un hombre llegar a amarme a pesar de mi desfachatez. ¿Qué importa?, en realidad no quiero un hombre que no sea capaz de besarme por las mañanas mientras yo bebo cerveza en la cama… no es tan complicado entender mi fascinación por los hombres mayores, hombres con convicciones perdidas, con aliento alcohólico, que duermen mientras yo me ducho, que saben y desean la forma de hacerlo conmigo. Que no tienen dudas ni pretensiones entre sábanas, que saben usar lengua, dedos, voz y mirada… Yo quiero un hombre que no tenga que regresar a casa, quiero un buen amante, un buen bebedor, con una buena sonrisa y excelente ortografía.

No quiero que me hable ni de Geografía ni de ingeniería, ni quiero un buen músico ni mucho menos alguno con fantasma de la ex novia más presente que mi vida en drogas

 […]

Penetración por las noches, un descanso y un excelente saludo por las mañanas… “Buenos días nena… hoy te quiero arriba”

Disfrutaré una situación encarnada de él. Energía que vibra desde mi pecho hasta mi vagina… seré merodeadora de su entrepierna, seré la niña con la que disfrutará un par de meses y tocará mi impulso de hacerle llegar, y después nunca querrás irte de casa, mientras yo... dormiré en otra cama.


6/10/10

10 años

No creo encontrar explicación a tu interés por mí.

Sí quieres ser un hombre decente para mí, regresa en 10 años, no soy buena persona ni en esencia ni en apariencia. ¿Quieres ser un buen hombre para una mujer:


                     borracha                         fácil                     fumadora                             egoísta           oportuna                            chantajista                    sin sentido de la buena moral       seductora     
    rival       acaparadora        en busca de ilusiones-tiempo-nuevos sabores           sola                               desesperada            ridícula                triste                 desalmada                           enérgica… ?

El simple hecho de encontrar adjetivos para mi persona me ha hecho quererte… La trampa ahora está en cómo harás para que yo pueda intentarte, aceptarte, ilusionarte, acariciarte,  gritarte: “TÚ Y MI CAMA; VACIO OPORTUNO”, ésa es la parte difícil.                    C o n v e n c e m e



Lunes, martes…



No es nada nuevo, pasa el tiempo y pasan aquellos que se dan por vencidos, así pasa, mis ojos, mis labios y mis brazos lo saben…

Tal vez

Quizás

Podría ser



La vida me lo ha dado, la noche me lo ha reafirmado, y es así que me encuentro con aquella corriente de aire frio pasando por mis pies, “tengo los pies fríos” y un par de días después: otro que se despide del lugar en mi cama, nunca lo olvidaré. [Cuestión de segundos y una visita a mi alma…]